La regla de las dos libras: reemplazar un codo y aceptar limitaciones Juan Goettsch

Durante años, Jon Goettsch se unía regularmente a sus amigos en el green, con los palos a cuestas y extendiendo fácilmente los brazos para hacer swing. Levantaba pesas y caminaba por la playa cerca de su casa en el sur del condado de Orange con su esposa, Valerie. Todo eso cambió en 2018 cuando su codo derecho, desgastado por la artritis reumatoide y la osteoartritis, se deterioró, causándole un dolor insoportable.

A mediados de 2021, a los 79 años, el veterano cirujano ortopédico de Goettsch en el condado de Orange, John Morris, MD, lo remitió a John Itamura, MD, renombrado cirujano ortopédico de hombro y codo de Adventist Health White Memorial. "Sólo hay un Itamura", ha dicho Morris. "Él aceptará pacientes que nadie más aceptará".

El diagnóstico inicial de Itamura fue directo pero compasivo. “Tu codo está tostado”, le dijo a Goettsch. “No hay nada allí. Es todo fluido. Sin hueso, sin cartílago... este tipo tiene que ser reemplazado. Pero sólo quiero que sepas: dos libras”.

Itamura se refirió a una restricción de peso de dos libras que Goettsch tendría que cumplir después de la cirugía, lo cual era necesario debido a la rareza de los reemplazos de codo y la posterior falta de investigación avanzada. Levantar más de dos libras con el brazo derecho dañaría el nuevo codo. Esta restricción estaría vigente por el resto de la vida de Goettsch.

Esta limitación física era demasiado para que Goettsch la aceptara. Se podía levantar un cartón de leche, de aproximadamente dos libras. Una bolsa de naranjas, de unas tres libras, no lo era. Lo comparó con perder completamente el brazo. En su lugar, optó por seguir tomando su medicamento antiinflamatorio, Celebrex.

Durante un año más soportó el dolor, pero no sin costes importantes. Valerie se convirtió en su mano derecha durante las comidas, cortando su comida. Se vio obligado a comprar toallas de baño más ligeras, las habituales ahora insoportablemente pesadas. Nunca dormía más de dos horas consecutivas por la noche porque el dolor lo despertaba sobresaltado. Y el uso prolongado de Celebrex le provocó una úlcera.

En noviembre de 2022, Goettsch, que ahora tiene 82 años, finalmente decidió que el dolor y la miseria superaban la restricción de peso de 2 libras. “Cuando tienes 82 años, dices: Estoy harto de esto, tengo que cambiar estas cosas. No sé cuántos años me quedan, pero quiero vivir hasta los 90, 95 y no quiero dolor”.

Itamura reemplazó con éxito el codo derecho de Goettsch en junio pasado. El día de la cirugía, Goettsch sentía dolor, pero estaba feliz de que esta terrible experiencia terminara pronto. Meses después del procedimiento, su brazo finalmente ya no le duele.

"Es único en su clase", dijo Goettsch sobre Itamura. “Le tengo un gran respeto. Su enfoque es realmente bueno, es muy comprensivo conmigo, el paciente, y es muy comprensivo con [Valerie]”.

Goettsch todavía se está adaptando a sus nuevas limitaciones físicas. ¿Su mayor ajuste? Acostumbrarse a la regla de las dos libras y no más jugar al golf. Pero está de buen humor.

"Voy a convertirme en un muy buen putter", bromea Goettsch sobre el futuro.

Más historias que inspiran

Kathleen P.

La atención de emergencia calificada es clave para un diagnóstico preciso

Pacientes

Era un jueves por la tarde cuando Kathleen P., una residente de Boyle Heights de 47 años, de repente se sintió confundida y mareada mientras conducía. Luego, su visión se volvió borrosa. Se detuvo y logró alcanzar su teléfono. Claramente algo andaba mal. Su visión ahora estaba completamente afectada por lo que tenía...

más

Patricia Razzano

El don del movimiento

Pacientes

Patricia Razzano, de 66 años, vive en Laguna Niguel en el condado de Orange. Es una exitosa representante de ventas especializada en complejos turísticos y spas. Es esposa, madre de tres hijas y abuela de tres. Es tremendamente independiente, segura de sí misma y no le gusta quejarse. Llamarla ocupada es quedarse corto. Por lo que…

más

Yanira Hurtado

A Patient's Mission to Help

Impact Report

The air was tense in Dr. Faisal Khan’s office on Oct. 19, 2021, as Yanira Hurtado and her husband Joaquin awaited her biopsy results. Khan entered and pulled his stool close. He looked at Hurtado, shook his head, and said, “Yanira, it’s cancer.” The weight of his words matched the…

más